martes, 12 de septiembre de 2017

Hay sólo...




Hay sólo...



Hay sólo una moneda
en el bolsillo del  destino
para arrojar al pozo..
de los deseos,
un temblor en las manos
cargado de esperanza..
que se sujeta al miedo
de soltarla al vacío,
de ese desconocido  mundo
entre sombras desnudas.




Hay sólo un trozo de tierra
donde levantar el paraíso
del espejismo de los ojos..
al abismo de los sueños,
un hilo de voz en los labios
que se ahoga en las dudas..
de decir, de volar tan alto 
y quemar el último cartucho
que guarda la garganta
en la recámara del grito.


©Encarni Mejides