sábado, 8 de abril de 2017

Sobrevivírme...



Sobrevivírme...



Vivir después de mí misma
de aquella inocente niña 
que guardaba su sonrisa
en la caja de los sueños,
de ser la hermana pequeña
la joven sin rebeldía
que creaba a escondidas
todo un mundo en su cabeza;
¡Nunca fui  ángel de sosiego!



Perdurar a aquellos tiempos
de ser mujer madre e hija
y no hallarme en la rutina
ni entre las dudas del día..
hay luchas que no dan tregua,
laberintos sin salidas..
caminos sin luz de guía
y aquí sigo sosteniendo;
¡El vuelo de una libélula!



©Encarni Mejides