domingo, 27 de noviembre de 2016

Ausencia absoluta...



Ausencia absoluta...



De  lo que fuera todo
y este pecho abarcara,
ya nada queda, nada...
tanto aire llena el hueco..
que dejo entre las vértebras
ese huidizo sueño,
que ahogándose en viento
la voz se le cercena
al labio tembloroso,
y tiene un deje arena
en la garganta muda
esa ausencia absoluta.




Nada, no queda nada..
y su nombre en mi boca
hijo paria del tiempo ,
y su verbo en el vientre.
exigua hambre de loba,
que en lo convulso de mi anhelo
esa fiera no hinca los dientes,
queriendo arrancar la esperanza
que bajo la piel le perdura
a esta vida de desventuras,
vano, huero en los ojos..
y entre los dedos polvo.


©Encarni Mejides