domingo, 20 de noviembre de 2016

A su frágil levedad




A su frágil levedad 



 Inconstante vaivén de aire..
que en las costillas se aloja
que se antoja entre la boca
y ni mío, ni de nadie.


A su inconsciente deseo
al borde de la garganta..
tártaro de la palabra,
al sediento de los sueños
bebiéndose de los vientos
la última copa del tiempo,
al cántaro de la vida
en lo profundo del pecho
que se quiebra en la mirada
de  la quietud infinita,
y ni suya, ni de nadie
a ese juego no me bailes,
que en ese cuerpo a cuerpo
y entre los dedos se escapa
la levedad de mi sexo.



©Encarni Mejides