domingo, 31 de julio de 2016

Sé que no vas a creerme..



Sé que no vas a creerme..



Lo sé, sé que no vas a creerme..
y estos labios son de tus labios,
y este pecho  late en el nombre
de un sentimiento tan ambiguo
pero tan viejo como el mundo.



Sé, que la esperanza se pierde..
y estos ojos son a tus ojos
viajeros del  mismo horizonte,
aunque su paso sea exiguo
al sueño de los vagabundos.



Lo sé, sé que siento, que sientes..
y que este cuerpo es a tu cuerpo
y que este deseo es a ti hombre, 
un extraño insecto lucífugo
en el paisaje de mis muslos.



Sé, que la vida cual va, viene..
y que este verbo es a tu verbo
y que está mujer de emociones
es a ti  lenguaje contiguo;
¡Sin metáfora , al desnudo!




©Encarni Mejides



domingo, 24 de julio de 2016

Ese olvido que no quiere...




Ese olvido que no quiere...


Si vienen a mí de golpe
como una racha de viento,
y me laten en las sienes,
los recuerdos, los recuerdos..
¿Cómo lo hago? 
cómo lo hago, si no quiere
ni se me viene a razones,
está dispare cabeza,
esté díscolo latido,
ese pulso entre las manos,
ni esa voz rota de arena,
que olvidar pide al olvido,
ese olvido que no quiere...
sacar de raíz emociones,
de la carne de este pecho,
y en él la vida no tiemble,
llevarse consigo el sueño
el de esa jaula de grillos,
cantando toda la noche,
y es pedirle acaso en vano,
que a mí acuda, que a mí venga
que a cruzar el umbral llegue,
que se adentre, que no tema
dentro es bien recibido.


©Encarni Mejides

Me haré de cuenta..



Me haré de cuenta..



Que todo este silencio es aire,
quizá así sea menos amargo..
menos ácido, menos agrio
tenerlo entre los labios,
porque llenar de el este pecho
no es lo mismo que abocanadas
tragarse un puñado de nada,
haré de cuenta que este tiempo
fue apenas un breve abrazo
entre el sueño y la vida,
quizá así el pesar no baile
de la memoria a las pupilas,
que todo este vacío es alma
quizá así sea menos frío...
menos duro, menos invierno
sentirlo en el costado,
porque es mejor alojar huecos
con esa inquilina esperanza
a dejar olvidado
en un rincón cada latido,
haré de cuenta que estás manos
nunca soltaron aquel hilo
entre su mundo, y esté mío,
tan de palabras, tan de poesía.


©Encarni Mejides



jueves, 14 de julio de 2016

Se ahoga dentro...





Se ahoga dentro...



Se agarra al hilo de voz
que le queda a este cuerpo
después de gritarle al viento
tantas veces como sueños
tiene en el cajón del tiempo
que no abandone este pecho,
ni lo deje sin aliento.


Y está cerca de la boca..
a un paso de ver la luz
tras el umbral de la sombra
pero se retrae sola..
un poco dudosa, rota..
como la vieja paloma
que no se atreve a volar.


Se ahoga dentro de mí
en el humor de esta entraña,
e igual que cualquer palabra..
más allá de está garganta
no sobrevive al mañana..
sin la razón cercenada,
y no, no puedo hacer nada.



Pobre esperanza, hay tú,
no sé como esperas alas:
¡Y albergas algo de vida!



©Encarni Mejides

Deseo




Deseo..


Desandar las horas del tiempo,
sus días, sus meses , sus años,
volver a encontrar el camino
que conduce a ti, mi destino..
y tomarlo, llevar mis pasos..
sin más titubeos, sin miedos,
hasta el final  del viento
que al doblar su esquina, ese sueño,
mi sueño abra sus brazos , 
a esta piel sin abrigo.



Deseo, ¡Cuán grande deseo!
perderme en el regazo..
de tu mundo dormido,
en la voz de aquellos latidos
en mis oídos resonando
y adentrándose en este pecho,
al que le falta aliento..
y  le sobra sosiego,
por creer demasiado
en un azar incierto.


©Encarni Mejides

domingo, 3 de julio de 2016

Navega




Navega..


Piel de madera
siente viento y arena,
suelta el velaje.
Llena de sal las venas
échale un pulso al tiempo
dársena de cemento,
Navega los instantes
su horizonte de sueños
antes de que amanezca.


©Encarni Mejides

Ni en sueños



Ni en sueños...



Esperes hallarte..
no te busques en su tierra,
hace mucho tiempo
que cerré su puerta
a ti y tus fantasmas,
dejándolos fuera...
de su eterna primavera.



No te busques ni de cerca..
ya no rondas el baluarte
de los pensamientos,
ni el jardín de madreselva
donde ni el viento entra..
aunque colarse pretenda
cuando duerme el alba.



Ni en sueños me queda
algo por lo que te amaba,
de exilio eres carne
paria entre las vértebras
de ese templo de mi pecho,
maldito,maldito sea
tu credo de arena.


©Encarni Mejides