domingo, 24 de enero de 2016

Y si me cala.




Y si me cala..



Cuando me llueva
así sin previo aviso,
tanta nostalgia,
se ahogará en sus aguas
el latido del sueño.



©Encarni Mejides

Casi..




Casi..


Porque poco más o menos
  y si entrecierro los ojos,
puedo sentir en los dedos
la tibieza de aquel verbo
que en esta boca fue verso
y bajo la ropa gozo,
y no puedo ir contra el tiempo
y lo sé,
pero si puedo robarle
a la memoria las horas..
del cajón de los detalles,
y lo sabes ,
y lo sabemos de sobra.



Porque  te tiene este pecho
 si me contengo de pronto..
y dejo dentro el aliento,
si no dejo que un suspiro
te lleve al viento consigo
como un ladrón sigiloso,
y no puedo contra el cuerpo
y lo sé,
pero si puedo bordarle
a esta amalgama de sombras..
un pedazo de su sueño,
y lo sabes,
y lo sabemos de sobra.


©Encarni Mejides


lunes, 18 de enero de 2016

Volver a nacer





Volver a nacer.




Y volver a encontrarme..
con el sino de frente,
con él entre la gente
para plantarle cara
a la vida, a mi suerte,
sin que nada me pare
sin que nada doblegue
a esta mujer que lo ama,
!Sí, lo ama con todas sus ganas!
aunque el labio se calle
lo que el pecho no puede
y mi voz se desgarre
huérfana en la garganta
en su nombre sin sangre.




Volver a nacer verbo..
volver a nacer sueño,
volver a nacer quiero..
y ser luz en la sombra,
y ser agua en su boca,
y ser viento en su pecho
como cuerpo a su cuerpo
sin que cuenten las horas
de este maldito tiempo,
en los momentos nuestros.


©Encarni Mejides


sábado, 9 de enero de 2016

En el centro.





En el centro...



Justo ahí, en medio de todo,
en el centro de ese centro..
donde la vida toma sentío..
y tiene un porqué el quejío,
aunque ausente siga el sueño,
y no tenga quién le deje un hombro,
para desahogar el tiempo.


Ahí, en el corazón del silencio
bajo está piel que retiene
y  se conoce al dedillo,
el calor de sus labios malditos,
aunque sea de inconsciente...
el tenerlo a puro nervio,
en el centro de lo que siente.



©Encarni Mejides

Círculo de agua.



Círculo de agua..




Haces de mi memoria
un río desbordado
del lecho de la boca,
un manantial de versos
de recuerdos mojados
que brotan de las manos,
y escapan gota a gota
de sus dos negros lagos
pasando a mejor gloria,
haciendo de su sueño
un páramo desierto.





Haces que a este pecho
se le niegue el aliento,
si no puede beberse
cada instante del tiempo,
y de esa jarra párvula
que se llena de credos
media vacía siempre,
así como le colma
la sed de este cuerpo
si no falta, ni sobra..
ese circulo de agua.




©Encarni Mejides