domingo, 27 de diciembre de 2015

Después de todo.



Después de todo...



 Continua amaneciendo
como cualquier mañana,
nada ha cambiado, nada,
la luz llega, se queda,
y puede ser que tu voz calle
junto al sueño de anoche,
pero serán instantes,
tiempo, sólo eso, tiempo,
porque siempre regresa
cuando los párpados se encogen,
hablando en susurro de agua
como desde un abismo
al que asoma la luna
hallándose desnuda,
al borde de su filo.



       Y es que después de todo
sigo contando inviernos,
restando primaveras,
a un calendario roto,
y la vida en los hombros
y el destino en la cuerda,
pero si te recuerdo..
sólo si te recuerdo.


©Encarni Mejides