domingo, 29 de noviembre de 2015

¿Y tú acaso me recuerdas?




¿Y tú acaso me recuerdas?



Así, como aún yo lo hago
después de incluso dejar abierta
la puerta de la memoria
por si marchaba el pasado,
de alguna forma, de todas 
de a ratos, o entre retazos
y ahí sigues ocupando
el espacio de sus sueños,
rasgando bajo el costado
la esencia de la magnolia
y su traje de promesas,
¡Con la misma intensidad!
que el sol despeina a la sombra,
con la misma pasión que despierta
la tibieza de unas manos
en la desnudez del cuerpo,
como un pellizco de arena
en la entraña de este verbo,
con la misma inquietud que la vida
acude en un suspiro a está boca
y se desvanece en el aliento
si le falta la esperanza,
con el mismo brío que el latido
se desboca en este pecho
si el viento trae consigo..
en su garganta..
el hilo de tu voz a mi lado.




©Encarni Mejides

domingo, 22 de noviembre de 2015

Amante ajeno


Amante ajeno..


Tú, que fuiste carne y verbo,
en mis manos, en mis dedos..
cántaro donde mi boca
saciaba la sed de besos,
y la entraña de la loba...
el hambre de sus deseos,
bajo la luna, en las sombras
de un tiempo extinto en el diario,
ese que guarda el secreto
el cierto, el imaginario..
aquel del jardín del limbo,
de los que se aman perdidos.



Tú, querido, amado sueño...
en los párpados del viento,
donde vuelan las palomas
en círculos, en rodeos..
de las cosas, de las formas,
ahora que me eres ajeno..
punzada, espinas de rosas..
en el pecho del silencio..,
fuego que le falta aliento..
y se lo consume el vértigo,
¿Cómo callo los latidos?
¡Cómo ahogo su sentido!


©Encarni Mejides

domingo, 15 de noviembre de 2015

(Re)cordé




(Re)cordé



Que está medio en sus cabales
es que  nombra y te (re)nombra
en el filo de la boca,
y se basta de un sólo prefijo
para cambiar de forma las cosas,
¿Cómo te( re)hago de sueños?
en la materia del tiempo,
esa que (re)tengo entre los dedos,
porque (re)niego el olvido,
porque (re)poblar de instantes...
quiero lo que se queda vacío.



(Re)capitulé que en muchas partes..
albergas en este cuerpo,
que si desahuciarte quiero
por (re)sentir el latido
por (re)henchir de aire este pecho
cuando a la memoria acude
un fragmento del recuerdo,
en un "paréntesis" de la vida
¿Cómo (re)uno las mitades?
(re)buscando quizá las perdidas,
¿Entre mis incertidumbres?



©Encarni Mejides

domingo, 8 de noviembre de 2015

¡Aquí!




¡Aquí!



Y sigo aquí,
contando los latidos
de este pecho mortal,
que anhela para sí..
un sueño tan eterno
como esquivo del tiempo,
un bendito suspiro
de destino fugaz.





Aquí,sí, aquí...
acariciando el aire
del vacío a la boca,
intentando sentir
que debajo la ropa
y entre los dedos 
hay algo más que aliento,
o quimeras de frágiles.





Y sigo aquí,
mordiendo del silencio
de su carne agridulce
hambrienta de palabras,
en el medio
de una vaga esperanza 
que nace y se consume
en mí,...en mí.


©Encarni Mejides

Llegas con la lluvia.




Llegas con la lluvia



Y no vienes sólo..
contigo traes la nostalgia,
que viene descalza y mojada,
con sus manos frías,
con su voz ahogada...
de gorgoteo a gorgoteo
casi entrecortada,
bajo el umbral de los recuerdos
espera en sus sombras
a que este pecho le de paso,
calando los huesos,
empapando el alma,
como si tuviera goteras 
el tejado de la memoria,
o es que de agua hiciste los sueños
sin darme ni cuenta
en la clepsidra de las horas.




Llegas con la lluvia...
y sin más te cuelas..
e inundas el hueco
donde el aliento tiene vida,
que garganta arriba
en la boca te hace aguacero
de palabras rotas..
desbordadas entre los dedos,
y en esa intemperie..
se tornan tan débiles
en sus surcos sin más mañana,
no me sirve el paraguas de hojas..
si no amainas dentro.



©Encarni Mejides

domingo, 1 de noviembre de 2015

Luz



Luz..




¿Te has desprendido de este alma?
o ya habitabas mucho antes el aire
como incorpórea  estela
danzarina entre los dedos..
y en el  iris de mis niñas,
¿Cuánto tiempo llevas fuera?
que no acertaba esta ciega
a hallarte aunque te buscaba
en su mundo de sombras frágiles,
en el hogar de los sueños,
en el puente de regreso
hacía esta y la otra vida,
la pasada, la vivida.



Si estuviste siempre dentro
y soy  la que te  refleja
en el espejo del día,
¿Porqué te vas y me dejas?
como huyes bajo la puerta..
cuando le nombro en voz baja,
acaso es que a él regresas
dejándome sin aliento
y a oscuras este pecho,
no lo olvides, si lo besas
y a mí  te vuelves herida,
no le eches la culpa a nadie,
amarlo es una vorágine.



©Encarni Mejides