domingo, 25 de octubre de 2015

Entre tú y el silencio...



Entre tú y el silencio...




Hay un reguero de sueños..
como el que deja la lluvia ..
a cualquier hora de invierno,
que se han ido derramando
gota a gota con el tiempo..
en una íntima tertulia
entre el papel y las manos,
y en un tendido de versos
aireándose en el viento.



Entre tú y el silencio..
tengo un cajón de palabras
revueltas con los latidos,
al resguardo de la sombra
y en el fondo del aliento,
cortando al pájaro el ala..
que espera inquieto su vuelo
en el filo de esta boca,
nutriéndose de recuerdos.




Entre tú y está amalgama
mitad carne, mitad alma ,
hay afonía, hay habla..
un lenguaje de miradas
y de otras realidades 
que no acierta a desnudarse,
ante la frágil promesa
de una esperanza tan vaga..
como a la vida de opuesta.



©Encarni Mejides

domingo, 18 de octubre de 2015

El mismo cielo y tan distinto.



El mismo cielo y  tan distinto.




El mismo oxígeno , el mismo cielo
sin embargo a él le sobra..
y a mi me falta el aire,
en el hueco del pecho,
aunque el viento me baile
entre el pelo y  la ropa
a quedarse no viene dispuesto,
¿Qué hago si a esta boca?
su infinito silencio..
la deja sin aliento.



Y cierto que es el mismo celeste
y a la vez lo siento tan distinto,
que a él se le amanece
como un espejo diáfano,
a mi penumbra , noche sin  luces,
pues me habita en los párpados
una extraña quimera de azules
que a ratos languidece,
abocando a sus pájaros
a volar a ciegas sin destino.



Encarni Mejides©2015

Ya no duele, ni me dueles.



Ya no duele, ni me dueles.



Indolente me hice al tiempo,
a sus horas brunas, muertas,
y silenciosas,
y en los labios suena extraño
el murmullo de tu nombre,
si se escapa entre los dientes
al tomar aire este pecho,
ya no duele en el costado..
ese al cual te abrazabas de noche,
sentir el tacto frío de la nada,
bendita, bendita sea,
que de entre todas las cosas,
no engaña, es sólo eso, ¡Nada!




Ya no duele, ni me dueles
de espinas como las rosas
he llenado el jardín del aliento,
enredando en madreselva
cualquier latido turbado,
al recuerdo  vagamente 
escondido en el halo de un sueño,
no me dueles, no te miento..
y a mi misma, llamo  loca..
que es de boca para afuera,
por dentro me está matando,
tanto silencio, y a ratos..
bajo ese tul de desdén,¡Me dueles!


Encarni Mejides©2015

sábado, 10 de octubre de 2015

Estas manos.



Estas manos....



En un ademán de súplica
se  resisten ofrecidas..
como un par de golondrinas
perdidas en un invierno,
esperando unas migajas,
un poco de aire, de lluvia
algo que le haga saber..
que la primavera se anticipa
y vuelve  reverdecida,
a quedarse entre sus palmas.




Estas manos  que acunaron..
entre sí, ángeles sin alas,
aunque parezcan vacías,
cuenco sin frutos de vida,
tienen tanto aún por  dar.
tantas caricias sin marchitar..
tantas palabras escritas..
que aguardan entre sus dedos,
como huérfanas desvalidas;
¡Un hogar para sus sueños!


©Encarni Mejides

domingo, 4 de octubre de 2015

El Porqué escribo.




El Porqué escribo.



E hice del verbo sentir
un garabato de versos,
tiene su porqué, lo tiene..
en la constante que late..
late, dentro de este pecho,
que quiere decir su anhelo
y el aliento no le sale,
ni de otro modo se atreve,
a dejarlo ir, a dejarlo ir,
a ver si llega hasta ti,
a tu lejano secreto.




Por la razón de que te quiero
no pude ni con el tiempo,
sacarte de mi cabeza..
del trastero de sus sueños,
los que en estos dedos vuelan
y sobre el papel se estrellan,
y tal vez tú, ni te enteras,
o yo que sigo tan ciega,
e inútil desnudo el alma
deshaciéndola en palabras,
con la esperanza que vuelvas.



©Encarni Mejides