martes, 25 de agosto de 2015

Vuelvo, siempre vuelvo.



Vuelvo, siempre vuelvo..




A ese punto de encuentro
entre sus almas y la mía,
al paraíso de palabras
donde el tiempo se queda..
congelado en cada una de ellas,
y traigo pequeña la boca
como quién sabe de silencios,
como quién cuenta sombras,
lo sé, no importa,
esta memoria se despierta
de su letargo de rutinas,
al vagar de puntillas
con mis pupilas 
cada línea de sus versos,
cada rincón de un alba..
de una luz que nunca se apaga
y reconforta.



Y vuelvo, siempre vuelvo
a llenarme este pecho..
bajo su piel de frío
de emociones de viento,
a corazón abierto..
hacerle sentir vivo
en cada uno de sus latidos,
en cada uno de sus sentidos,
y vuelvo, hallando la alegría
en ese patio de las musas
como si nunca me hubiera ido
aunque estuve perdida
en un mundo de dudas,
con las manos vacías
a recargar la pluma
a un hálito de vida,
entre sus almas y la mía.


©Encarni Mejides