domingo, 26 de julio de 2015

Estalla.



Estalla..



En la caja de los latidos
una tormenta de recuerdos,
y me llueve sobre mojado
en los charcos de la memoria,
que no se escape de mi boca..
el estruendo que rasga el pecho
partiéndolo en dos, en el grito
de un verso que lleva su nombre,
dulce escalofrío su aliento..
que fue viajero de este cuerpo..
tan conocedor de sus manos,
¿Cómo renegar de la gloria?
de la cálidez de su abrazo
calma en la entraña de los tiempos,
si siento como se abre paso
en el torrente de las venas
y parte todos los esquemas..
de negarte dentro de mí, hombre,
inútil arrebato en contra
que me estalla en los dedos, 
es el anhelo de hacer cierto
ese sueño de agua y viento.


©Encarni Mejides