domingo, 5 de julio de 2015

Abrázame...



Abrázame...





Ciñeme antes que este cuerpo
se enfríe sin el incendio
     de tu recuerdo
y en las venas el invierno..
    se haga derrota,
    o de esta boca
escape el último aliento
ese que entre las costillas
   "bastión de musas",
  es verbo de mi ventura
  de la caricia bendita.




Y no preguntes de tiempos 
o que fue de ese silencio
   dentro del pecho...
en el hueco de los sueños,
     hazlo no importa
que tus manos sean sombras
o tu cuerpo tul de viento
   sobre esta alegoría 
      a la locura
  a la alegría desnuda
 de sentir en ella vida.






Abrázame como el ciego
a la nada, a su misterio..
    a su secreto, 
   hazlo sin miedo..
al vértigo de las olas
en las yemas de tus dedos,
al latir que se desborda
    bajo la ropa.
   como el profeso 
a la esperanza perdida;
¡A su tierra prometida!


©Encarni Mejides