domingo, 22 de marzo de 2015

Nadie sabe..



Nadie sabe..




Que lo tengo entre los dientes
como al pan de cada día..
como al agua que da vida
y tan vacío está el vientre
y tan seca la garganta.



Nada, nadie sabe, nada..
y habitas el sueño eterno
en el secreto del verbo,
en el tiempo de los que estan
y de los que son arena,
dentro de está frágil ánfora..
que es légamo de metáforas,
esas que se vuelven púrpuras
si falta el norte en la brújula,
en el latido del mundo.



Lo ignoto detrás del muro
de los silencios perdidos,
de los recuerdos partidos,
que entre los dedos desnudos..
y conmigo hasta la muerte.



©Encarni Mejides