domingo, 4 de enero de 2015

Sin que haya suspirado el día...


Sin que haya suspirado el día...




Ya no hay palabras a medidas
en la garganta de la vida,
ahora cóncavo de silencio..
con gusto en la lengua a lo amargo,
a lo que sabe la derrota
de haberlo probado en la boca
y dejar que se vacie el vaso,
cuando tiene sed este pecho.



Apenas tiempo para el sueño
en esa espiral de rutinas
donde la luz termina extinta
entre los brazos de las sombras
sin que haya suspirado el día.




Ya no hay latidos a destiempo
dentro de la caja de alientos,
tanta parsimonia en su canto
hace que la fe sea en vano,
¿dónde bajo la piel de está Eva..
la incandescencia de un incendio?
si el tacto es más frío en las manos,
alfileres de hielo en las venas.



Apenas tiempo para el vuelo
cuando el vértigo en las pupilas
hace como que el mundo gira
y para el resto de las cosas,
sin que haya suspirado el día.



©Encarni Mejides