domingo, 4 de enero de 2015

No se apaga.




No se apaga...




La llama que un día prendiera
en la candelilla del pecho
dentro de este cuerpo de alientos,
aunque el tiempo le ponga empeño
en cada granito de arena
y tiemble en las manos del viento
como una chiquilla asustada,
llámale sueño, o esperanza..
lo que la mantiene avivada,
o quizá la terca memoria
le echa restos, la alimenta
de oleaginosa alba ilusoria.




Arde, la siento en las entrañas
desde los pies a la cabeza...
bajo está piel fría, en las venas,
a pesar de tomar su esencia
a bocanadas el olvido
y darle su abismo de ausencia
en un beso de agua, la nada..
llámale pasión, hasta ganas
da igual, eso no importa,
no pueden,no, ella se hace eterna
mariposa de fuego,incendio..
entre costillas y latidos.




©Encarni Mejides