viernes, 9 de enero de 2015

Le puse nombre..




Le puse nombre...



A esos besos que no llegaron
y se los bebió el aire...
dejando huérfanos los labios
de suspiros, de alientos,
a cada  minuto y segundo
que el interminable silencio..
era la ausencia de palabras,
un gélido vacío de almas
en el limbo de los latidos.



A lo que queda entre las manos..
y no fue, ni es de nadie...
partes de un todo, restos pálidos
pequeños insectos del sueño,
a cada trocito de un mundo..
tan difuso como pretérito...
desmenuzado en la garganta,
le puse nombre a lo que falta..
por darle a la nada sentido.



©Encarni Mejides