martes, 23 de diciembre de 2014

Voy.





Voy...



Más allá de esa virgula que hende
la simetría entre lo celeste
y el haz amarillento del día,
hacía donde siempre me lleva
el paso silencioso del sueño 
cuando cierro los ojos despierta
atrapando en ellos el momento,
al valle de mieses quebradizas
que es el tiempo en está mente
la cual las detiene o mece..
como si esta fuera calma o viento.




Voy adonde la esperanza crece
junto a todos los amaneceres,
al lugar en el cual él habita
y esta mujer tanto anhela
que por llegar a verlo de nuevo...
borra distancias, dibuja puertas,
le abre ventanas al pecho,
hacía donde fluye la vida
en la constante impaciente
del pálpito latiendo  en las sienes;
que espera con los brazos abiertos.



©Encarni Mejides