jueves, 17 de julio de 2014

Maldita sea


Maldita sea...




Ya intuía antes de ahora
pá que negar lo evidente,
que sí faltabas al alba
devorarían las sombras
tan hambrientas de silencio.. 
cada esquina de la alcoba,
¿cómo seguir respirando?
si pá estos pulmones siempre
fuiste el aliento, aire fresco..
esa caricia a la espalda,
esa grata sensación tras la nuca
al saberte contemplarme desnuda.




Sabía aunque no lo daba por hecho
que sí el sueño abandonaba
a este cuerpo en el olvido,
desnudo el pecho de amparo
de un pedazo de la vida
huérfano dejaba al labio..
del lenguaje de los versos,
pá que descifrar el tiempo
entre golpes de latidos 
si vacío está el diario
de momentos, de tus besos;
¡Maldita sea mi suerte!


©Encarni Mejides