lunes, 5 de mayo de 2014

Libremente




Libremente...





Puesto que con los años he aprendido
que amarte no es callarme lo que pienso
ni dejar pasar como si tal cosa..
la vida por delante de la puerta,
es barrer todos los días la acera...
¡abrir las ventanas del patio!
para que corra el aire
y cambie de sitio las sombras,
no es guardar sueños en una maleta
olvidándola en lo alto de un ropero..
como si nunca te fuera hacer falta,
ni dejar que la mente duerma
pues cual pájaro en una jaula..
queda entumecidas sus alas..
y se muere poco a poco de pena,
nadie venga a decirme nada
de dejarme a tiras el alma
en el torrente de los versos..
hasta aquietar el brío de las venas,
para volver a su cauce las aguas
del río de las emociones..
que aniega lo más hondo de mi pecho,
o ha crucificarme a sabiendas
del porqué le grito a los cuatro vientos 
como me quitas el sentío
o acallas la locura del latío
dándome de la gloria de tu boca;
¡Ese aliento que justo necesito!



©Encarni Mejides