lunes, 5 de mayo de 2014




Si la fe  de este pecho
y el  aliento en  los labios
tienen  tu nombre.



No hay sudario que acalle
el cántico de viento
entre las vértebras.



©Encarni Mejides