domingo, 20 de abril de 2014




A pesar de los años
de los palos del sino,
de la sonrisa exhausta
y del frágil latido,
las manos de la vida
continua regalando
ramilletes de afecto..
a esos que no la olvidan.


©Encarni Mejides