martes, 12 de diciembre de 2017

Guardo..



Guardo..



Cada uno de sus recuerdos
en este cajón de sueños
por si me invade otro tiempo
con su aliento de nostalgia..
y se llenan las pupilas
de nieblas, polvo y viento.


Guardo cada beso suyo
en la memoria del labio,
que aquel ladrón solitario
fiel viajero de otros mundos
en su mochila de diario
no se lleve su hálito.



Cada palabra del verbo
que fuiste para este pecho,
por si el latido se rompe
en el quejido sin nombre
y la voz deshace el verso
en la tinta de los dedos.




Guardo todos los impulsos
de este corazón sin rumbo,
que no pasen la frontera..
al exilio de susurros,
más allá de esta quimera..
sin ningún salvoconducto.



Y guardo lo que me queda
junto a la esperanza eterna..
de unos restos hecho poema.


©Encarni Mejides

Una vela que me alumbra



Una vela que me alumbra 



Desde las sombras que habito
apenas una luz que ilumina
y tirita con el viento
como huérfana entre los dedos,
tan frágil, tan diminuta
que ante los ojos oscila
como temerosa de perderse
en las cuencas del vacío,
que es a la par fuego que hiende
las tinieblas de ese mundo
al camino de los ciegos,
de esos que vagan sin tiempo
los cuérnagos de la luna...
buscando el rumbo del sueño.



Una vela que me alumbra..
que es faro, voz que guía..
al otro lado de los ausentes
puedo oírla en mi silencio
pronunciar mi nombre tantas veces
que la cuenta es infinita,
puedo rasgar el misterio
que esconde el verbo perdido
y hacerlo para si verso,
puedo besarle la frente
al amante del destino
hacerlo escalofrío..
en este pecho confuso;
!Al que devuelve siempre el aliento!


©Encarni Mejides

martes, 31 de octubre de 2017

Un deseo..




Un deseo..



Navega rumbo
al puerto de los sueños,
del viejo mundo,
pobre grumete
perdido entre los mares
de leyenda y sirenas.


©Encarni Mejides

Podría ser..



Podría ser..


Podría ser de aire, el viento,
que en tu boca se hace aliento..
jirones de los suspiros
arrancados de tu pecho ,
como el papel piel de escrito
lenguaje de los latidos ..
entre renglones de versos,
que me hizo ser el destino.



Podría ser de gas, humo
que antes los ojos te baile.
ente de tiempo al desaire
de las manos de tu mundo,
como el roto halo desnudo
en esta carne de mártires..
que grita en tierra de nadie,
derribar todos sus muros.




Podría ser de agua, gota,
el deseo de una rosa
que desliza sobre tu cuerpo..
el rocío de sus sueños,
como la lluvia que moja
los cristales del recuerdo
dibujando con sus dedos,
el paseo de las sombras.



©Encarni Mejides