jueves, 14 de junio de 2018

Todo tiene de ti...



Todo tiene de ti...


Cada tecla de está máquina..
engranaje de latidos..
y alto voltaje de sueños..
que en la red de los suspiros
viaja a las sombras del viento,
todo tiene de ti.. tiempo..
ese grito del celeste
desgarrándose en ceraunias
que es tan fuerte, tan inmenso...
que el mundo se empequeñece,
todo tiene de ti .. cielo..
los campos que reververan
al lamento de tus párpados
y el vuelo libre del pájaro;
¡Que sin nombrarte, te espera!


©Encarni Mejides

Floreces desde dentro...




Floreces desde dentro...



Al besar rocío del tiempo..
la raíz de los alientos..
bajo la piel dormida,
floreces desde dentro..
lentamente a la vida
que sigue su rutina,
no cortes jardínero..
las hojas del tallo del sueño
que bailen en el viento..
con las mariposas perdidas,
floreces desde dentro
del huerto que este pecho
cultiva con semillas,
de sentimientos y recuerdos
de nostalgias y dichas,
no arranques con tus dedos
los pétalos de los te quiero,
que este amor es un verbo
de silencios y versos.


©Encarni Mejides

domingo, 29 de abril de 2018

Sentir, quiero sentir II



Sentir, quiero sentir II


Como el invierno se aleja 
y se abre de par en par las puertas
de esta casa de quimera
a una nueva primavera,
casa que es está mujer de guerras..
de mil batallas a puño y letra
a la contra de las horas muertas,
que en las vértebras se aferran.



Sentir, quiero sentir como vuela..
sin que nada le ponga fronteras
al sueño que corre por las venas
sin que su temblor me quiebre entera
de los pies a la cabeza,
y si de nuevo volviera..
a este pecho sin espera;
!Traiga  la esperanza a cuesta!


©Encarni Mejides

Sentir, quiero sentir..



Sentir, quiero sentir..


Que ya no me duele dentro,
dentro de esta piel de tiempo,
tiempo maldito tu nombre..
y el aire entre los pulmones
que te mantiene el aliento,
pues ambos son culpables..
que aunque mi boca lo mate
a suspiros no sea bastante,
y regrese cada  noche,
en los pasos de mis sueños.


Sentir que no se desgarra,
desgarra el latir del pecho,
pecho que un recuerdo guarda
y  la memoria custodia
en su laberinto de humo,
perpetua celda su mundo
de silencios e incógnitas,
que díficil echar sus fantasmas;
hablar con la voz de un mudo..
ver con los ojos de un ciego.


©Encarni Mejides