martes, 12 de septiembre de 2017

Hay sólo...




Hay sólo...



Hay sólo una moneda
en el bolsillo del  destino
para arrojar al pozo..
de los deseos,
un temblor en las manos
cargado de esperanza..
que se sujeta al miedo
de soltarla al vacío,
de ese desconocido  mundo
entre sombras desnudas.




Hay sólo un trozo de tierra
donde levantar el paraíso
del espejismo de los ojos..
al abismo de los sueños,
un hilo de voz en los labios
que se ahoga en las dudas..
de decir, de volar tan alto 
y quemar el último cartucho
que guarda la garganta
en la recámara del grito.


©Encarni Mejides

Gira y gira...





Gira y gira...


El mundo gira, gira..
y yo sigo perdida
en un punto lejano
al paso de los años,
ajena a viento y lluvia
a la dispar tertulia
entre la tormenta y la calma
que arrecia desatada..
dentro de este cuenco de barro.


Vira, la vida vira..
y sigo sumergida
en la órbita de garzos
de aquellos meridianos,
mi estrella fuga, súbita..
que a su luz no renuncia
colmada de esperanza..
aunque está le abandone al alba;
¡Tras el haz de otros astros!



©Encarni Mejides

sábado, 15 de julio de 2017

La vida entre dos latidos.


La vida entre dos latidos.


Uno que se le apaga
se deshace en alientos
en la boca del sueño
sin rastro de esperanza.

Y otro que le resiste
en un rincón del pecho
al desahucio del tiempo,
al silencio que embiste.


©Encarni Mejides


¡Cuándo quieras!





¡Cuándo quieras!


Cuando quieras ver lo oculto
tus ojos no verán cual mis niñas
viajeras incansables del mundo
entre sus sombras perdidas.



Cuando quieras beber viento
tu boca ya no será a mi boca,
ni ese recipiente del aliento
podrá calmar la sed que ahoga.



¡Cuándo quieras sentir el latido!
tu pecho ya no será mi pecho,
ni ese tártaro de los suspiros..
lobo con piel de cordero.



¡Cuándo quieras darte cuenta!
tu tiempo ya no será mi tiempo,
la vida no para, no regresa...
no hay vuelta desde el sueño.


©Encarni Mejides